miércoles, 18 de mayo de 2011 | Por: Pedro López Ávila

TRÉBOLES DEL PENSAMIENTO


Contra los escépticos se esgrime un argumento aplastante: “Quien afirma que la vedad no existe, pretende que eso sea la verdad, incurriendo en palmaria contradicción”. Sin embargo, este argumento irrefutable no ha convencido, seguramente, a ningún escéptico.
Porque la gracia del escéptico consiste en que los argumentos no le convencen. Tampoco pretende él convencer a nadie.
De Juan de Mairena. A. Machado (1875-1939).

¿Por qué vivimos y realizamos nuestra historia en el espacio infinito, precisamente en un infinito grano de polvo del cosmos, en un recóndito rincón y, por qué en el tiempo infinito precisamente ahora  ¿Qué ha ocurrido para que comenzase la historia? Son preguntas que, por incontestables, nos hacen conscientes de un enigma. 
Karl Jaspers (1863-1969). 

“La poesía requiere una larga iniciación como cualquier deporte, pero hay en la verdadera poesía, un perfume, un acento, un rasgo luminoso que todas las criaturas pueden percibir…”

Entrevistas y declaraciones de Federico García Lorca (1898-1936)
Compartir:

2 comentarios:

Elsa Tenca Mariani dijo...

Pedro:los tres aportes son importantes y llevan a la reflexión
El de Jaspers da lugar a un Ensayo.

Me interesa tu blog!!

Afectuosos saludos desde Buenos Aires

-(pasarás por mi blog?)

Jesús Amaya dijo...

Pedro, poeta pintor de palabras, de verbos,

yo no entiendo el escepticismo, ni siquiera el yelo de los hilos de plata,

yo vivo viviendo en el latido del último verso de D. Antonio Machado /Estos días azules y este sol de la infancia/
la emoción de todo lo vivido,

yo vivo lento con gran espressione en el espacio infinito del azul,

¡ay, mi azul innombrado!,

¿Dónde estaba yo cuando la poesía vivo a buscarme, Pedro?,

en este momento recuerdo el primer poema que escribí antes de mi incendio, te lo dejo aquí, en tu blog:

Cuando tú llegaste, poesía,
llevaba yo por el mundo
una mano tendida
hacia un poniente florecido y con urgencia,
con la urgencia de levantar un telón de silencio.

Nada más.
Mi gratitud para ti.
Jesús.