lunes, 23 de mayo de 2011 | Por: Pedro López Ávila

TRÉBOLES DEL PENSAMIENTO


Por debajo de lo que se piensa está lo que se cree, como si dijéramos en una capa más honda de nuestro espíritu. Hay hombres tan profundamente divididos consigo mismos, que creen lo contrario de lo que piensan y casi - me atrevo a decir- es ello lo más frecuente. Esto deberían tenerlo en cuenta los políticos. Porque lo que ellos llaman opinión es algo mucho  más complejo y más incierto de lo que parece.
De Juan de Mairena. A. Machado(1875-1936).

No gozan, pues, los ocupados más que del tiempo presente, el cual es tan breve, que no se puede comprender, y aún este se les huye estando ellos distraídos en diversas cosas.
De los Siete Libros de la Sabiduría. Séneca (4 a.  C- 65).

La tierra que habitamos es un error, una incompetente  parodia. Los espejos y la paternidad son abominables, porque la multiplican y afirman. El asco es la virtud fundamental.
José Luis Borges (1899-1986).
Compartir:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

los tres parrafos son muy bellos, sus palabras y su significado denota la cuidada escritura del autor y sus sentimientos.
Pedro tu como siempre, tan acertado eligiendo los textos. Gracias por todo.
juan

QUINTO B dijo...

Knockin' on Heaven's Door (Bob Dylan)

Pedro, creo que esta es la canción más hermosa que me escuchado en mi vida.
Tal vez sea una hoja del mejor Trébol Vivo Del Pensamiento.

En este poema de mi amado Bob Dylan se encuentra la capa más honda del espíritu humano:

la bondad, la verdadera unidad consigo mismo.

Con este poema-trébol vivo de Bob Dylan, creo que el ser humano se hace digno heredero de nuestro único universo:
la Tierra.

Un abrazo,
Jesús, tu Donje.

Llamando a la puerta del cielo.

Madre, quítame esta insignia (chapas de los soldados)
No puedo usarla más.
Se está volviendo oscuro, demasiado oscuro para que pueda ver
Y siento que estoy llamando a la puerta del cielo.

Llamando a la puerta del cielo
Llamando a la puerta del cielo
Llamando a la puerta del cielo
Llamando a la puerta del cielo

Madre, pon mis armas en el suelo
No puedo dispararlas más.
Esa larga y negra nube está bajando
Y siento que estoy llamando a la puerta del cielo.

Llamando a la puerta del cielo
Llamando a la puerta del cielo
Llamando a la puerta del cielo
Llamando a la puerta del cielo.