jueves, 26 de enero de 2012 | Por: Pedro López Ávila

LA NUEVA MORAL


Manuel Barahona - Quemando Sarmientos - www.galeriadeartelazubia.com

Cada uno tiene sus propias sensaciones que surgen en un determinado momento de la vida, que aparecen en la conciencia, sin que sea necesario que les demos nuestro consentimiento y heme aquí, que estoy atravesando un momento en el que estoy llegando al final de un trayecto y estoy harto.

Estoy harto de haber estado persiguiendo continuamente el futuro (que es a lo que nos enseñaron) y no haber aprendido a valorar lo que somos más de lo que seremos, incluso bastante menos de lo que hemos sido; y es más, intentar ser ejemplo ante los demás, como una forma de inmortalidad, para que alguien continúe nuestra obra o siga nuestros pasos, que no sabemos siquiera con certeza cuáles son  o han sido.

Estoy harto de la gente, de observar a hombres y a mujeres que se creen felices, que se sienten felices, en plena libertad, sintiendo veneración por la herencia recibida y, sin embargo; se encogen de hombros, son sumisos, acatan la costumbre sin rechistar y,  a veces, ponen la mano para que escupa el suegro o el político de guardia.

Estoy harto de cruzarme con miradas perdidas que parecen inventarse desgracias o sentimientos placenteros, que quieren engañar al alma, sin haber alcanzado jamás un fin que las sustente.

Estoy harto de los pataleos, de culpar a los demás de nuestros infortunios o de nuestros vicios y nunca poner de manifiesto nuestra propia insensatez.

Estoy harto de correos electrónicos, de mi blog, de Internet, del Ipod, del Iphone, porque vienen disfrazados de progreso, de formación, de cultura, de verdad compartida y de la que no se liberan ni los filósofos.

Estoy harto de oír de los pactos fiscales de la eurozona, en los que nadie se fía de nadie y en las que las últimas obligaciones, a la chita callando, suponen la bota de la autoridad sobre la ignorancia adormecida de los pueblos.

Estoy harto del dax, del euro/dólar, del s&p500, del Dow Jones, del petróleo..., que la mayoría de la población no saben lo que significa, los que lo saben desconocen sus consecuencias y los que lo manipulan son los que han desbordado el siglo refinadamente para instaurar la mentira, la traición, la avaricia, la crueldad y la adversidad, y los palos sobre los más débiles.

Estas goteras del alma me corroen cada día un poquito más; es una molestia diaria, cuando miro a mi alrededor  y observo que se mide mejor la verbosidad que el comportamiento, el gruñido que la templanza, el burdel  que el templo, lo útil que lo honrado, los oficios abyectos  (que dicen necesarios) que los que trabajan sin interés propio alguno.

Casi nadie advierte cambio alguno en su estado ordinario, nos hemos hecho inmunes a la miseria, a la pobreza y a la indigencia desde el horror de la mentira.

Todo esto que tendría que parecer extraño no lo es, y no lo es por la fuerza de la costumbre, que tanto embrutece a nuestros sentidos. Si uno fuera en calzoncillos largos a trabajar nos parecería extraño, no sólo por estar en desuso tan abrigada prenda interior, sino porque iría en contra de la costumbre, pero si todos actuáramos de la misma manera, durante un tiempo, nadie se sorprendería, Nos habríamos familiarizado con tal vestimenta que no sería molestia alguna para los ojos.

De la misma manera, estimo que la educación principal de nuestra infancia se halla en manos de las grandes corporaciones que irradian modelos de prestigio social y económico (que reproducen la escuela, los padres y los gobiernos), basados fundamentalmente en atender al instinto hedonista y acumulativo, antes que al sentimiento. Esa es, precisamente, la costumbre, o la moral de nuestros días.

De ahí, ese hartazgo insolidario y avieso que siento hacia los vanidosos, hacia los chabacanos, hacia las masas indiferentes, triviales y distraídas, hacia los transeúntes que vegetan por las calles con la mirada puesta en las vitrinas de los comercios, hacia los negocios que atentan contra la vida y  la naturaleza humana. En fin, me quedo solo.

En Juan de Mairena de A. Machado se dice: El hombre ha venido al mundo a pelear. Es uno de los dogmas esencialmente paganos de nuestro siglo -decía Juan de Mairena a sus discípulos.

-¿Y si vuelve el Cristo, maestro?

-Ah, entonces se armaría la de Dios es Cristo.

Compartir:

14 comentarios:

Manuel Barahona dijo...

Querido amigo Pedro: ¡Que bien escribes!
Yo también coincido con el tema de tu articulo, estoy totalmente de acuerdo y veo que las líneas a seguir que nos trazaron o inculcaron desde jóvenes para llegar a ser algo en la vida parece ser que hoy día han quedado obsoletas.
Yo también me apunto a tu " Estoy harto" y es que hoy todo vale.
En mi terreno:
-Que no sabes pintar y dejas el cuadro sin terminar..., pues no pasa nada, mejor, siempre está el amigo de turno que pone palabras donde el pintor no ha sabido poner pincelas. Pero tampoco nos dice nada.
Todo es falta de cultura y los incultos los siguen.
Tenemos Galerías llenas de forraje y en el Reina Sofía mas, los almacenes llenos de cuadros basura, descomponiéndose, quebrajándose, cuarteándose, porque por ignorancia no han sabido ni utilizar los materiales. Eso no lo llamo Arte sino Basura con mayúscula.
Mientras mas maleducado y sin principios sea un joven mas triunfa en algunas cadenas de TV. y ese es el ejemplo que dan a los demás.
Menos mal que otros jóvenes miran hacia otro lado y si le importa ser responsables y educados.
Mi enhorabuena por tu escrito y muchas gracias por ilustrarlo con una de mis Obras.

Manuel Barahona
www.mbarahona.com

Jesús Estévez dijo...

Estimado Pedro yo también "disfruto" de ese estado de ser, de estar, de ánimo, que reflejas de forma maestra en tu artículo. Y si me lo permites amigo, recuerda, se feliz, en el amplio sentido del término, y si es posible haz feliz a los que te rodean y de verdad te importan. Un abrazo.

Estudio de diseño y Publicidad dijo...

Gracias Pedro, no creo que exista mejor forma, y más elegante, de expresar la sensación que muchos tenemos de estar atrapados por las garras de la sociedad.

Si los "indignados" en sus protestas contaran con un "trovador" con tus cualidades, la pequeña revolución que están emprendiendo sería mucho más romántica y profunda.

Todo podemos cambiar nuestro destino e intentar luchar contra las reglas sociales, pero no sin consecuencias, sentirse sólo es una de ellas, la incomprensión y en casos extremos la "locura".

Sabes que hago pequeño intentos, como trabajar siempre en chandal o educar en casa al pequeño al menos durante un tiempo, para sentirme más libre,
aunque alguna que otra crítica me llevo.

Un abrazo,
Jeronimo G.

andres rueda dijo...

Como siempre, pones muy bien los puntos sobre las ies. desde hace tiempo esos temas no me afectan, pues he llegado a la conclusión de que todo es mentira.
No quiero pasarme en mi comentario, para que no te jartes de mi.

Yo solo escucho el viento....es donde esta la verdad.

Un abrazo Poeta.
Andrés

Anónimo dijo...

A pesar de que también tengo muchos hartazgos, no estoy harta en absoluto, sino todo lo contrario, de leer un escrito tan magistral como éste. Chapeau.

Alicia

Anónimo dijo...

Pedro un bonito articulo, nos ha gustado. Con tus publicaciones siempre se aprende.
Un abrazo
Nico, mari y Juan.

enrique romero davila dijo...

Querido amigo y hermano Pedro:

Nunca esta uno SOLO... cuando se señala con la autenticidad, y el latir de las palabras sentidas...

¿Una nueva Moral?

¿Un nuevo Pedro?... ¿QUIZAS?...

Harto te tener su Alas Replegadas.

UN GRITO DE DESAHOGO, RABIA, IMPOTENCIA, frente a las desmedidas circunstancias, de algunas facetas de la vida.

Todo esta cambiando, a gran
velocidad...Pronto resurgirán nuevos valores que darán realce y esperanzas con los pilares de una Moral que no se avergonzará de lo que digan de ella, por estar fuera del alcance de las manipulaciones inducidas, hacia las esferas más bajas de ser humano.

La luz y sus sombras van cogidas de las manos...saber diferenciarlas, ya es un Gran paso...TÚ, LO HAZ DADO...

¿creo?...que todo tiene una razón de ser, muchas veces imcomprensible,la intuición nos susurra, que se avecinan tiempos de AMOR Y UNIÓN!...

PEDRO, ESTAS TOMANDO FUERZAS ,PARA EMPRENDER VUELO...TU MENTE TE LO PIDE ,TU CORAZÓN TE LO RUEGA,...TU ALMA TE RECLAMA!...

ENHORABUENA POR SER COMO ERES!...
un hombre con una Moral muy Alta!!!

Tu amigo

Enrique...

Marinel dijo...

Buffff,sí que estás harto,sí.
Yo también lo estoy incluso de las muchas pataletas que tengo frente a este maremágnum social de evolución e involución a partes iguales.
Mejor las pongo a la par,por no pensar en que lo segundo es más cercano...
Pero pienso detenidamente en muchas ocasiones,que este hartazgo no tiene salida,es un túnel donde no se ve la luz de lo lejana que está o puede que porque no la haya.
Es entonces cuando recapitulo, respiro hondo y hago un examen concienzudo de lo que quiero.
El resultado es que quiero vivir los detalles del recorrido y que el final es impepinable,así que saborearé lo que pueda mientras tanto.
Besos.

RAIMUNDO FORNIELES dijo...

Empezaré por el final, hablar de Juan de Mairena, demuestra tu pasión por Machado y su obra, por ello te admiro, ademas como dice el poeta hemos venido al mundo a pelear, pues en esto como en tanto, estoy contigo, peleemos contra los que acatan sin rechistar, pelemos contra los políticos que solo ven la Eurozona, contra ese progreso que deshumaniza; y si vuelve Cristo alli estaremos seguro, como diría Mairena se liaría la de Dios y nosostros con él.
Un abrazo y enhorabuena por expresar lo que siento con palabras tambien puestas. Raimundo

Anónimo dijo...

Anónimo Ana Sáenz dijo...

Querido amigo
Gracias por esta joya, que como buen orfebre de la palabra, pones a nuestro alcance.
Te leo y releo y siempre descubro algo nuevo que me fascina.
No nos prives de ti.
Un beso.

Dr. Ismael López. Centro de Entrenamiento Personal y Fisioterapia "Salud&Rendimiento". dijo...

Amigo Pedro.
Me uno a tus pensamientos especialmente en las siguientes ideas:
- En primer lugar, me gusta el formato, que me recuerda al estimado Sabina, con un inicio común en cada una de los ideas y pensamientos, como ya hiciera en la canción Ahora... de 19 días y 500 noches (te recomiendo que la oigas.. te gustará).
- Lo de centrarnos más en el futuro que en el vivir en el presente: el Dr. Wayne Dyer, ya lo definía como una zona errónea de la personalidad de muchisimas personas... no vivir en el presente.. y vivir en el pasado o el futuro.
- La idea de patalear y responsabilizar a los demás del presente y realidad de uno mismo... por Dios, que signo de inmadurez y de pocos recursos... odio a "las victimas" de la vida...
- La idea de la doble moral, algo tan cotidiano, que ya no nos extraña... es demasiado actual, demasiado aceptado, demasiado hipócrita!!!
- Lo que se convierte en moda, porque algunos empiecen a hacerlo "cotidiano", aunque sea una locura.. o que las locuras se repitan tanto, q dejen de serlo para convertirse en costumbre... (esto es mucho mucho peor..).

Cuando que reflexiones, no dejes de compartirlo conmigo, te lo agradezco...
Un fuerte abrazo.

Ismael S. López López.
CENTRO DE ENTRENAMIENTO PERSONAL, REHABILITACIÓN Y FISIOTERAPIA "SALUD & RENDIMIENTO".
Doctor por la Universidad de Granada (Psicología del Deporte).
Licenciado en Educación Física.
Diplomado en Fisioterapia.

Marcos Jiménez León dijo...

La primera vez que leí LA NUEVA MORAL, me quedé desubicado, se resecaron mis labios, se derrumbaron todas mis creencias; una extraña melancolía me invadió. Mientras recorría de puntillas tus palabras, se iban empañando los crisoles donde se miran sin cesar los poderosos, donde se multiplica la crueldad. Las calles eran encrucijadas de sonámbulos sin cara, de los fértiles campos nacían serpientes negras abrazadas a una manzana. La voz de Dios, estallaba con furia en los mercados y, mujeres y niños sin pies ni brazos se arrastraban en la sangre pidiendo perdón. Cuanto más me adentraba en la sabiduría de tus frases honestas y equilibradas, más solo me sentía, hasta deshabitarme de cuerpo y alma. Cuando estuve completamente desnudo, entendí tu mensaje; concebí una respuesta: no estás solo. “compañero del alma”

Unknown dijo...

Qué maravilla, cuánto más lo leo más cerca me siento de ese hartazgo. Me pone la piel de gallina, me causa desazón y me libera de lo mundano. Muchas gracias.
Alberto.

Jesús Amaya dijo...

Pedro, después de leer el texto LA NUEVA MORAL me viene a la memoria el poema VIDA de José Hierro:

VIDA

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito ¡Todo!,
y el eco dice ¡Nada!
Grito ¡Nada!,
y el eco dice ¡Todo!.

Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.

Tambíén recuerdo unas palabras de Pier Paolo Pasolini acerca de la obra de arte:

Cuando nada tiene sentido es preciso destruir la obra realizada para que surge de nuevo la obra de arte.

Con esto quiero expresar mi desolación ante el horroroso panorama social que se nos presenta-en mi trabajo, la educación, mejor no hablar. Me queda, no obstante, el recuerdo de mi padre-cateto de pueblo-que me inculcó que en la vida hay que ser persona que jamás se arrodille ante nadie ni ante nada. Yo intento practicar esta forma de ser en todo momento, esta es mi moral.

Nada más.
Un abrazo.
Jesús